3. ESPECIES. Tortuga boba

Tortuga boba

Nombre científico: Caretta caretta (Linnaeus, 1758)

Nombre común: ES: Tortuga boba, Tortuga cabezona, EN: Loggerhead sea turtle

Taxonomía: Filo: Chordata, Clase: Reptilia, Orden: Testudines, Familia: Cheloniidae, Género: Caretta

Descripción

La tortuga boba (Caretta caretta) es una de las siete especies de tortugas marinas existentes. También conocida como tortuga cabezona, debido a que su cabeza es en proporción a su cuerpo más grande que en la del resto de tortugas.

Los individuos adultos pueden llegar a pesar hasta 200 kg y medir hasta 2 metros de caparazón. Su cuerpo está recubierto de múltiples escamas de una coloración variable, y su caparazón suele presentar tonos marrones y/o rojizos. A diferencia de otras especies presenta de 4-5 escudos prefrontales en la cabeza, 5 pares de escudos costales situados en su caparazón y 2 uñas por cada aleta. Las aletas delanteras les sirven como propulsores mientras que las traseras las usan de timón y estabilizador.

Es la tortuga más común y fácil de observar en el Archipiélago Canario

© Fuente: Unión Internacional para la Conservación de la                                       Naturaleza.

Distribución y hábitat

Se encuentra en distintos mares templados y tropicales del mundo. Habitando en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico, incluyendo el mar Mediterráneo. Dependiendo del momento de su ciclo de vida es posible encontrarla tanto en mar abierto como en zonas costeras poco profundas, acercándose únicamente a las playas para el desove. 

En Canarias está presente durante todo el año y principalmente se observan ejemplares juveniles, con tallas pequeñas y medianas, que están completando sus etapas de desarrollo.

Alimentación

La tortuga boba tiene una dieta omnívora y al ser una especie de carácter migratorio, sus principales presas varían en función del lugar en el que se encuentra. Mientras que en mar abierto algunas de sus presas habituales son las medusas, calamares y peces voladores, entre otros; en zonas cercanas a la costa acostumbra a alimentarse de bivalvos, cangrejos, esponjas, erizos y diferentes peces.

Esta tortuga cuenta con un prominente pico córneo sin dientes dotado de una fuerte musculatura, y a su vez, con un esófago adaptado para ingerir el alimento y triturar las parte más duras de sus presas.

Reproducción

Como otras tortugas marinas, las tortugas bobas realizan largas migraciones desde los sitios de alimentación hasta las playas arenosas donde anidan. Los individuos alcanzan la madurez sexual entre los 20-25 años y existe dimorfismo sexual en los adultos, teniendo los machos un tamaño de cola superior al de las hembras con fines reproductivos.

El apareamiento ocurre cada 2 – 4 años y normalmente tiene lugar en aguas poco profundas cerca de la costa. Para anidar, las hembras abandonan el mar y eligen una playa, a menudo la misma utilizada por sus madres, para poner los huevos. Cavan un hoyo en la arena con sus aletas, lo llenan con una nidada de entre 100 y 120 huevos, cubren el hoyo y regresan al mar, dejando que los huevos eclosionen después de unos dos meses. 

Los huevos acostumbran a eclosionar de noche y las crías se dirigen directamente al agua guiándose por la luz de la luna. El momento más peligroso de la vida de una tortuga boba es cuando hace el viaje del nido al mar, estando expuesta a varios depredadores que aprovechan la ocasión.

Curiosidades

– Al igual que ocurre en otras especies de tortugas marinas, la determinación del sexo de la tortuga boba se define por la temperatura media a la que se incuba cada huevo. Cuando es superior a 29ºC la probabilidad de ser hembra aumenta, y cuando es inferior la probabilidad de ser macho aumenta.

– El nombre común de tortuga boba hace referencia a su costumbre de reposar en la superficie del agua, siendo en tiempos pasados una captura fácil para los pescadores.

– Hasta la década de 1970 la tortuga boba fue capturada con fines comerciales (carne, huevo, cuero, grasa), aunque menos buscada que la tortuga verde o la tortuga carey.

– Para realizar sus desplazamientos son capaces de aprovechar las corrientes marinas.

– Las tortugas a menudo van acompañadas de un pez llamado rémora que se alimentan de sus parásitos. En ocasiones, su caparazón puede estar cubierto de algas, percebes y otros invertebrados, llegando a perjudicar al animal.

Amenazas y Protección

La tortuga boba figura como “Vulnerable” en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. La misma UICN afirma que sus poblaciones, en general, están disminuyendo. Con datos que alcanzan en determinadas zonas un declive poblacional del 47% en los últimos años.

Algunas de las principales amenazas de esta especie son la captura incidental por la pesca (o bycatch), la contaminación de las aguas (por químicos y la ingestión de plásticos) y la pérdida y degradación de sus hábitats, incluyendo las playas de anidación debido a la urbanización costera y otras actividades humanas. 

Actualmente está catalogada en el Apéndice I de la Convención sobre el comercio Internacional de Especies en peligro de extinción (CITES). También está descrita como “Vulnerable” en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESRPE) y en su caso, en el Catálogo Español de Especies Amenazadas (Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero), y en la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias (CMS).

Por último, se incluye en el Anexo VI (Especies incluidas en la categoría de interés especial) del Catálogo Canario de Especies Protegidas (Ley 4/2010, de 4 de junio).

© Fotografía realizada por Especies de Canarias 

© Fuente: Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Cart
  • No products in the cart.